Auto-análisis

Diligentemente se dirigió a su habitación y se sentó al escritorio, tomó un papel y un bolígrafo y se dispuso a escribir; normalmente hubiera sido mucho más fácil y práctico sentarse frente al monitor y al teclado del ordenador, pero en eso -como en muchas otras cosas- seguía prefiriendo los "medios tradicionales".

Se sentó a escribir. Frente a sí la hoja en blanco se presentaba como el lienzo ante un pintor. Sin embargo, hoy no se había sentado a escribir uno de sus cuentos o a continuar la novela inconclusa que algún día lo haría famoso, hoy necesitaba analizarse, hoy necesitaba dejar claro su propio pensamiento.

Esa necesidad imperante la había desatado una frase recién leída. Era curioso, amaba las palabras, gustaba expresarse con ellas, incluso ahora que necesitaba entender su propia cabeza recurría a ellas; y, sin embargo, habían sido algunas palabras las que lo había hecho tambalear.

Re-leyó otra vez la frase, las palabras, las letras, con sus comas y tildes. Una marea de sentimientos y emociones lo recorrió de nuevo desde la cabeza hasta los pies. El bolígrafo, cual ágil pluma de escribano, estaba próximo a extender su trazo sobre el inmaculado papel. Se detuvo, meditó. ¿Estaba libre de pecado para arrojar él la primera piedra? Una nueva lectura de la frase lo hizo ver que lo que leía era eco de él mismo. Cada palabra, con sus comas y tildes representaban palabras que él mismo había dicho a otra persona. ¿Por qué ahora le parecían un crimen tan atroz?, ¿por qué sentía que a él sí le era permitido utilizarlas?

Se sintió pequeño y débil. La inseguridad y el temor como un mar tempestuoso amenazaba con ahogarlo. No tenía sentido culpar a nadie, sin duda sus miserias eran propias, él mismo las había permitido crecer, ahora se volvían en su contra y lo intimidaban.

La hoja se mantenía incorrupta. El bolígrafo decidió guardar silencio y cayó derrotado sobre el escritorio. Hoy la blancura del papel sólo recogería su caudal de lágrimas de impotencia.

9 comentarios:

Kaus dijo...

Muchas veces condenamos palabras o actos de las demás personas, a sabiendas que son reflejo de nosotros mismos y de lo que hacemos. Y ciertamente, cuando nos damos cuenta de eso, la impotencia y el enojo imperan. La cuestión es aprender a ver y cambiar, tomar todo eso para tolerar y no para condenar.
Muy bueno amor, besos.

Julio Córdoba dijo...

Como dice Kaus, he tomado la misma política de vida, evitar juzgar a la gente, si acaso sus acciones cuando afectan la vida o lesionan derechos ajenos.

andrés dijo...

Es algo que esta comunidad me ha enseñado... antes de hablar analizarse, verse en un espejo e intentar ponerse en los zapatos de otro, ver la vida desde diferentes perspectivas.

Que las palabras no se vuelvan una soga alrededor de tu cuello.

Buen post Men, saludos

KagosaVampire dijo...

las palabras solo tienen significado real dependiendo de nuestro estado de ánimo...
la gente dice que hay que escribir uno se siente estresado, enojado, etc, que sirve como desahogo.... pero a mi me da miedo encontrarme eso que escribí en otro tiempo...

creo que hay que analizarse cada cierto tiempo, shake things up a little

Terox dijo...

Si todo el mundo hiciera ese análisis... sólo quedaría predicar con el ejemplo...

Mario_ergosum dijo...

Kaus: Es cierto que se debe aprender y cambiar, pero muchas veces es difícil. En ocasiones lo que se condena de otros es justamente lo mismo que hacemos.
Besos mi amor...

Julio Córdoba: La mala costumbre es juzgar a las personas, pero muchas veces se tiene "techo de vidrio" que impide incluso juzgar acciones.
Saludos...

andrés: Es defícil men, pero es lo mejor. Nada cuesta sacar un rato para darse un propio análisis.
Saludos...

KagosaVampire: La unidad mínima de sentido es el contexto, al encontrar esos escritos de otro tiempo hay que tener claro que el momento fue determinante para lo que allí se escribió.

Terox: De hecho, lo mejor es empezar por uno mismo.
Saludos...

jeje1308 dijo...

Umm necesito hacer lo mismo..el autoanálisis es más productivo que la autoflagelación...vos entendes

Saluditos!

Mario_ergosum dijo...

jeje1308: Claro Je, mucho mejor el autoanálisis que la autoflagelación, el primero es loable, el segundo es inadmisible.
Saludos...

Anónimo dijo...

I had a good time here but will return to google now.